Virus

Virus

En la primera parte de este tema, nos quedamos con una primera visión de lo que son los malware y prometimos seguir con el tema. En esta segunda parte, hablaremos de algunos tipos de malware que existen. Si te perdiste la primera parte, pincha en el siguiente enlace y podrás leerla:

Malware y virus. I parte

A continuación vamos a ver algunos de esos tipos de malware:

– Virus Parásito: Son aquellos que van en archivos que ejecutamos. Son los más comunes.

Un ejemplo: Suele llegar un correo en que que nos adjunta un archivo con extensión “.exe” (archivo ejecutable). El contenido del mismo nos indica que hay un peligroso virus suelto por la red y que Microsoft amablemente te adjunta el archivo que lo elimina. Ahora analicemos el contenido: Yo nunca le he dado a Microsoft mis datos para que me envíen nada, cómo los han conseguido? Hoy en día no te dan gratis ni la hora sin solicitarla previamente por escrito y presentando una fotocopia en color del DNI en la ventanilla número 2. Realmente van a tener la amabilidad de enviarme gratis sin haberlo pedido previamente? No, por lo que en conclusión, eso que me han enviado es un virus.

Gusano: Se duplica a si mismo y se propaga rápidamente. En la mayoría de los casos termina consumiendo mucha memoria lo que ralentiza mucho el ordenador. Se suelen reproducir por correo electrónico, mensajería o redes P2P.

 

Caballo de Troya o Troyano: Seguramente recordaréis el famoso caballo que los griegos metieron en Troya, pues de manera similar funciona uno de estos virus. Se esconden detrás de programas aparentemente inofensivos  alterando el sistema para recopilar información del mismo (contraseñas, archivos…).

Adware: Despliega publicidad de distintos productos y servicios. Suelen aparecer como ventanas emergentes o a través de una barra que aparece en la pantalla o en el navegador de Internet.

Hoax o  bulo: Mensajes que reenviamos a nuestros contactos de correo con información falsa. Lo hacemos con la mejor de las intenciones, pero contribuimos a propagar un bulo.  Seguramente, alguna vez habréis recibido un mensaje diciendo que si reenviáis ese e-mail a 20 personas una empresa donara una cantidad de dinero para un niño enfermo de cáncer o que os enviarán un móvil de última generación. Estáis sentados? Pues seguid ahí porque os vais a cansar de esperar a que os lo envíen. Cuando recibáis correos alarmantes, lo mejor es buscar la noticia en Internet, de esa manera sabréis si es un HOAX. El objetivo de estos mensajes suele ser el de captar direcciones, por eso recordar siempre que cuando reenviáis un mensaje es muy importante eliminar todas las direcciones a las que ya se ha enviado y poner las nuevas como copia oculta.

 

Spyware: Se trata de un programa que se instala en el ordenador y transmite información a una unidad externa sin el consentimiento del propietario. Esta aplicación recoge datos de los hábitos de navegación del usuario, sitios que visita, enlaces en los que pincha… información que termina siendo vendida a empresas privadas que a veces les permite crear perfiles concretos con los hábitos de los usuarios captados.

Rootkit: Modifican el sistema operativo de manera que el malware permanece oculto. Está considerado uno de los malware más peligrosos.

Joke: Son bromas informáticas. Os imagináis estar trabajando en vuestro ordenador y ver a una rana pegando saltos por ella?

Spam: Se trata de mensajes que llegan a nuestro correo electrónico, generalmente se trata de publicidad. Esto es muy parecido a lo que pasa en el buzón de casa. Si en unos días no entramos a recoger el correo del buzón se llena de publicidad y cartas. Llega un momento que no entra nada más. La publicidad generalmente no nos importa, pero que pasa si no te llega esa carta que te envían desde el ayuntamiento recordándote que pases a pagar el IBI? Lo mismo nos pasaría si el correo se nos llena de Spam, perderíamos esos correos que tan importantes son para nosotros.

En la siguiente entrada os mostraremos algunas pautas sencillas para evitar el contagio. Aunque os recordamos que los malware son como la gripe, por mucho que nos abriguemos y tomemos vitamina C, no siempre conseguimos evitarla.