El email o correo electrónico es uno de los sistemas de comunicación más utilizados hoy en día y su uso no deja de crecer. Al mismo ritmo que crece su uso también crecen los correos peligrosos con intentos de estafas online. Los peligros pueden variar, desde que nuestro ordenador sea infectado con un virus hasta que nos roben nuestros datos personales (datos bancarios, número del teléfono móvil…).

¿Cómo detectar correos peligrosos?

Desde KZgunea os traemos unas pistas para saber en qué cosas tenemos que fijarnos para detectar aquellos que puedan ser correos peligrosos.

  • El remitente:

Si es un remitente desconocido debemos prestar atención a otros elementos del correo: redacción del texto, el asunto… Podría incluso parecer que el mensaje es de una empresa conocida o una entidad bancaria:

“Si recibes un mail de info@korreos.com, atencionalcliente@euskatell.eus … Desconfía.
No es korreos sino correos y tampoco euskatell sino euskaltel.”

Si es así, debemos recordar que este tipo de empresas nunca solicitan datos Personales, contraseñas, etc. a través del correo electrónico.

  • El asunto del mensaje:

Normalmente en el mensaje usan un tono de urgencia, incluso dando una fecha límite para realizar una tarea como el de facilitar una contraseña o datos personales.

“Actualiza tus datos para mantener tu cuenta bancaria. Hasta el 28/12/2017”

Otro de los asuntos utilizados es el de informarnos de que somos los ganadores de un sorteo o los herederos de alguna herencia millonaria.

“¡Enhorabuena! Has ganado 6000€”

También se ha utilizado la imagen de empresas de transporte para informarnos de que tenemos un paquete a la espera de ser recogido para lo que tendremos que descargar alguna información. Generalmente se trata de un virus que secuestra nuestro ordenador (más información en la OSI (Oficina de Seguridad del Internauta).

  • La redacción del texto:

La redacción del cuerpo del mensaje suele ser bastante básica. Si notamos que el texto contiene faltas ortográficas y/o gramaticales, no se entienden las frases o contiene muchas palabras extranjeras, deberíamos desconfiar. Las empresas que se pongan en contacto con nosotros para solicitarnos alguna información concreta, conocen nuestro nombre y apellidos. Si usan un tono impersonal, sin ninguna referencia a nuestra persona: estimado señor/señora, estimado cliente… puede que se trate de correos peligrosos.

¿Quieres saber más sobre los virus o los peligros que acechan tu ordenador y cómo protegerte de ellos?
¡No te pierdas nuestras próximas entradas!