Tal y como comentamos en la entrada anterior, existen varios factores que indican que un correo electrónico puede ser peligroso (Pistas para detectar correos peligrosos, parte I). En esta segunda parte, desde KZgunea queremos explicar otra pista a tener en cuenta para detectar correos electrónicos peligrosos: los Archivos Adjuntos.

En los correos peligrosos hay que tener especial cuidado con los enlaces enmascarados.

Archivos adjuntos y correos peligrosos

Un archivo adjunto es, un archivo que se envía junto al mensaje en un correo electrónico. Si no sabemos lo que contiene es recomendable no abrirlo o descargarlo ya que puede ser dañino para nuestro ordenador.

La forma más efectiva para detectar si un archivo es peligroso es por su extensión, es decir, el conjunto de siglas que sigue al nombre del documento. Por ejemplo tenemos archivos ejecutables, con la extensión .exe, .com, .bat o .pif. Este tipo de archivos son algunos de los más peligrosos, ya que no siempre sabemos a ciencia cierta qué es lo que van a instalar en nuestro ordenador.

Hay también algunos documentos que parecen inofensivos: .doc, .xls, .ppt… pero dentro pueden tener una sorpresa muy desagradable: contienen macros (códigos programados) que pueden hacer cambios en nuestros ordenadores (desde la OSI (Oficina de Seguridad del Internauta) nos advierten sobre este tipo de archivos).

Además, los archivos comprimidos, .zip, .rar, .cab o .msi pueden contener información desconocida hasta que los abrimos, por lo que sería recomendable no tocarlos.

Existen diferentes antivirus ofrecidos por los propios servicios de correo electrónico para analizar la información de los documentos adjuntos.

¡¡¡No te pierdas la 3ª entrega que se publicará mañana!!!