Algunos de los correos electrónicos que recibimos tienen contenido oculto en el texto. Este contenido puede llevarnos a una página web de phishing, una página web fraudulenta, donde intentarán sonsacarnos información personal, como contraseñas, información bancaria, datos de la seguridad social, etc.

Desde KZgunea os traemos más pistas a tener en cuenta para identificar emails o correos electrónicos que puedan ser peligrosos; en esta entrada hablaremos de los enlaces enmascarados.

En los correos peligrosos hay que tener especial cuidado con los enlaces enmascarados.

Enlaces enmascarados en correos peligrosos

Un método muy utilizado por los cyberdelincuentes para engañarnos son los enlaces falsos o enmascarados. Un enlace enmascarado es aquél que no se nota que está ahí. Pueden ir colocados dentro del texto o en una imagen. Puede incluso que usen enlaces en apariencia legítimos, que nos meterán de lleno en una trampa.

Cómo detectar enlaces:

Los navegadores actuales cuentan con una característica que nos permitirá visualizar la dirección web a la que nos enviará un enlace, tan sólo tendremos que colocarnos sobre un texto o una imagen con el ratón, sin pulsar, y la dirección web auténtica aparecerá en la parte inferior del navegador.

Los enlaces acortados son también peligrosos, ya que éstos no muestran su destino final. Plataformas como bit.ly o ow.ly acortan direcciones, sobre todo pensando en aquellos que usan redes sociales como Twitter, donde la cantidad de caracteres es limitado. Para saber dónde acabaremos al pulsar un enlace de este tipo, contamos con https://www.unshorten.it/, que invierte el proceso de acortado, es decir, tras introducir una dirección acortada, nos devolverá la dirección completa del enlace.

Pista extra – Contacta por otro medio:

Si aún después de leer los puntos recopilados en (Pistas para detectar correos peligrosos, Parte I y Pistas para detectar correos peligrosos, Parte II) tienes dudas sobre la legitimidad del correo, siempre podemos recurrir a otro medio de comunicación para contactar con la fuente. En caso de que el correo pertenezca a una persona que conozcamos, seguramente dispondremos de su número de teléfono. Si es una entidad de la que seamos clientes, podemos entrar en su página web oficial y contactar con ellos, llamarles por teléfono o acercarnos a la oficina más cercana para preguntar sobre el comunicado recibido.

¿Quieres saber más sobre cómo defender tu ordenador, tus datos personales…? Lee nuestras entradas anteriores