¡Hola amigos de KZgunea! ¿Qué tal estáis? Supongo que ya tendréis escrita vuestra carta del Olentzero, ¿verdad? Que viene dentro de poco… jejeje. Estoy convencida de que si os habéis portado bien os traerá todo aquello que le habéis pedido. Y si no lo hace… es que quizá deba ser así, como decía mi madre…

Yo por mi parte aquí estoy, preparando la cena de nochebuena… Aquí nos reunimos toda la familia: hijos, hijas, nueras, yernos, nietos, ¿he dicho nueras? Ellas también, por supuesto. Cenaremos y después de brindar y de comer unos cuántos turrones, supongo que como cada año me pedirán que me arranque a cantar algún villancico… Ya veremos, depende de cómo vaya la noche…

Por cierto, no os podéis imaginar la semana tan agitada que he tenido en mi blog de cocina. ¡Mi tablet echa humo! Y es que con ésto de tanta celebración, la gente se vuelve loca en temas gastronómicos. Que si quiero preparar esto para sorprender, que si quiero aquello para innovar… Un consejo os doy a todos aquellos anfitriones que reciben gente en sus casas: nada de probar a hacer recetas nuevas. Hay que ir a lo seguro, es decir, cocinar cosas que sepáis. Ya tendréis el resto del año para ampliar el recetario… Además, tampoco se trata de que paséis estos días encerrados en la cocina. Pensad que vosotros también tenéis derecho a disfrutar. Al menos, así pienso yo.

Este año voy a poder felicitar las navidades a todos mis amigos de manera sencilla. Gracias a que ya me manejo con soltura tanto con el ordenador como con el smartphone, enviaré algún mail con alguna foto navideña a mis amiguetes y a mis familiares y también alguna otra por whatsapp. ¡Qué bien!

Y nada más amigos, ahora sí, me despido de vosotros deseándoos a todos que paséis felices fiestas… ¡Feliz Navidad!