Hoy en KZgunea os queremos hablar de Fairphone, un teléfono móvil ético y sostenible de diseño modular. ¿Qué significa eso?

Para empezar, todas las personas que trabajan en la cadena de fabricación de Fairphone cuentan con unas buenas condiciones de trabajo, desde las personas que trabajan en las minas extrayendo los minerales necesarios para la fabricación de las distintas partes del móvil, hasta aquéllas que crean las piezas y las ensamblan para conseguir el producto final.

Por otra parte, Fairphone es sostenible porque está compuesto de materiales justos, esto es, se rastrea la procedencia de las piezas que lo componen y únicamente se demandan materiales buenos para las personas y para el planeta.

Además, gracias a su diseño modular, se fomenta la reutilización y el reciclaje, pudiendo alargar la vida útil de tu dispositivo. En contraposición a la filosofía de usar y tirar, Fairphone vende piezas de repuesto y ofrece tutoriales de reparación para contribuir a que tu smartphone dure lo máximo posible. Asimismo, esta empresa continúa investigando la mejor manera de reciclar tu teléfono móvil, haciendo que desmontarlo sea más fácil para su reparación.

El problema subyacente en la fabricación de tecnología es una cuestión que cada vez preocupa a más personas y colectivos, entre ellos, a KZgunea. Por ello, KZgunea, colaborando con la ONG ALBOAN y en apoyo a la iniciativa “Móviles por el Congo”, tiene distribuidos en determinados centros KZgunea un buzón donde podrás dejar ese viejo móvil que ya no utilizas.

 

¿Cuál es el KZgunea más cercano para dejar mi teléfono en desuso?

Móviles por el Congo” es parte de la campaña “Tecnología Libre de Conflicto”, que desvela la conexión entre nuestros aparatos electrónicos y, entre otros, el conflicto existente en la República Democrática del Congo, una de las zonas mineras más importantes del mundo.

Minerales como el oro, estaño y wolframio son necesarios para la construcción y funcionamiento de nuestros dispositivos electrónicos.

En algunos casos, las minas proveedoras de estos materiales están controladas por empresas y grupos que atentan contra los derechos humanos y el medio ambiente de las comunidades de alrededor.

Con este pequeño gesto, ALBOAN podrá destinar los fondos obtenidos a apoyar programas de acción humanitaria del Servicio Jesuita a Refugiados en la región del conflicto.

Por ello, si tienes un viejo móvil que no utilizas, acércate a uno de nuestros centros KZgunea y déjalo en el buzón habilitado para ello.

¡Contamos contigo!