Ahora que pasamos tantas horas frente a la pantalla del ordenador o del móvil es importante que tomemos conciencia de lo perjudicial que puede ser para nuestra vista la sobreexposición a lo que se conoce como luz azul.

Pero, ¿qué es realmente la luz azul? La luz azul es parte de la luz visible. Ésta a su vez se compone por rayos de diferentes colores y, entre ellos, se encuentra el azul. La luz azul es la que emiten las pantallas de los dispositivos electrónicos.

Luz Azul

Luz Azul

Cómo afecta la luz azul a tus ojos

La exposición prolongada de tus ojos a la luz azul puede provocar algunos problemas que se traducen en fatiga ocular, ojos rojos o sequedad ocular. Incluso puede llegar a alterar los ritmos circadianos, es decir, el ciclo diario de sueño, pudiendo padecer insomnio, ya que la luz azul suprime parcialmente la síntesis de melatonina, que es la hormona que nos ayuda a establecer un ciclo de sueño.

Tipos de luz azul

Existen dos tipos de luz azul: luz azul-turquesa y la luz azul-violeta. A continuación, te contamos las características que diferencian a cada una de ellas.

  • Luz azul-turquesa: es la que se conoce como luz azul “beneficiosa”, porque aporta importantes beneficios para la salud. Se encarga de ajustar los ciclos de sueño-vigilia contribuyendo de este modo al buen funcionamiento nuestro reloj biológico y participa en el incremento del rendimiento y en la capacidad de aprendizaje.
  • Luz azul-violeta: es a la que se le asigna el rol de “mala o nociva”, ya que los rayos de luz azul-violeta son perjudiciales para la salud ocular. Si bien a corto plazo puede ser causa de fatiga visual, a largo plazo este tipo de luz extrema puede dañar la retina y deteriorar la visión, así como también favorecer la aparición de patologías oculares.

¿Qué puedes hacer para para proteger tu vista de la luz azul?

En KZgunea nos sumamos a las recomendaciones que los oftalmólogos suelen dar para proteger los ojos de la luz azul que emiten las pantallas:

  • Sigue la regla de 20-20-20. Esto quiere decir que debes apartar la vista de la pantalla cada 20 minutos y enfocarla en un objeto que se encuentre a 20 pies (aproximadamente 6 metros) durante 20 segundos. De esta manera, se logra que los ojos se relajen y se evitan los síntomas del cansancio ocular.

  • Parpadea a menudo. De este modo ayudarás a mantener los ojos lubricados.

  • Si utilizas gafas, valora la idea de hacerte con unas con un filtro de bloqueo de la luz azul.
  • Y, por último, baja el brillo de la pantalla, sobre todo si es de noche.

¿Te animas a realizar alguno de los nuevos cursos que KZgunea te ofrece? Apúntate en la lista de espera y nosotros te llamamos.