Ahora que tenemos el verano encima no es raro pensar en vacaciones. Este año, el alquiler de viviendas o de casas rurales para pasar las vacaciones, está al alza. Y es que, al no poder recorrer grandes distancias, se ve una tendencia a quedarse dentro de la península y evitar grandes hoteles. Por esto mismo, debemos tener cuidado a la hora de reservar vacaciones, para no ser víctimas de engaños o estafas.

¿Quieres aprender a evitar peligros en la red? Apúntate a nuestro curso a distancia “Ciberseguridad. Riesgos, vulnerabilidades y amenazas

 

 

¿Cómo funcionan estas estafas?

Normalmente los estafadores utilizan las páginas web especializadas en alquiler de viviendas, de segunda mano o de vacaciones para ofertar sus viviendas. A pesar de que estas páginas web pueden ser fiables o legales, ellos se aprovechan para anunciar sus alquileres vacacionales que resultan ser una trampa.

La trampa comienza poniendo anuncios falsos. Con fotos o datos que pertenecen a otras viviendas o casas rurales y con un precio muy atractivo. De este modo buscan atraer el interés del usuario. Una vez que el usuario se pone en contacto con la persona, ésta suele enviar un enlace que se asemeja mucho a una web fiable, pero que no lo es.

Consejo para evitar una estafa

Lo primero que debes hacer es prestar gran atención a los detalles. Lee tranquilamente las descripciones, observa si está bien redactado, si concuerda el texto con las fotografías. Busca ese mismo recinto en otras webs y compara si las descripciones son iguales.

Si la persona que lo alquila te envía una web de forma externa, es importante mirar bien la dirección web y compararla con la web original del sitio; cuando se entra en la web es importante intentar pinchar en diferentes botones o menús que pueda haber. Generalmente, las webs que no son fiables, son solo lo que se ve y no hay hiperenlaces que te lleven a otro lugar.

Ojo con los problemas. Hacer una reserva vacacional no debería ser una carrera de obstáculos, en muchas ocasiones lo primero que nos hace sospechar es que hay infinidad de problemas: la persona no reside en España y utiliza un intermediario; el sistema de comunicación de la plataforma no funciona y prefiere por correo;…

Puede ser que te pidan un adelanto para realizar la reserva. Esto es algo normal. Pero si la cantidad es un gran porcentaje del coste total o si nos propone un método de pago alternativo a la plataforma, sospecha. Es realmente importante que comprobemos esto antes de realizar ningún pago, ya que el objetivo real de la estafa es conseguir nuestros datos bancarios o que se le ingrese una gran parte de la suma del alquiler en su cuenta.

¿Qué hacer si hemos sido víctimas de una estafa?

Tanto si hemos sido víctimas de una estafa como si casi lo hemos sido, se debe denunciar la oferta falsa en la página web donde hemos realizado el alquiler. Generalmente, estas plataformas suelen contar con un servicio de reclamación para ayudar a los usuarios a resolver dudas o para denunciar anuncios fraudulentos. Por otro lado, es muy importante que recopiles todos los datos y pruebas posibles, para poder poner el fraude en conocimiento de las autoridades pertinentes, como la policía.

 Apúntate a nuestro curso a distancia “Ciberseguridad. Riesgos, vulnerabilidades y amenazas