Desde que el mundo se ha visto inmerso en la era de la tecnología, la mayor parte de la información que recibimos directa o indirectamente es digital. Esto es, hoy en día, nuestro consumo diario lo hacemos a través de una pantalla digital. ¿Quién no ha realizado alguna vez cualquier consulta en Internet? ¿Con qué respuesta de todas nos quedamos?

Dado al instinto de supervivencia del ser humano, el 85% de las decisiones que tomamos en nuestro día a día son inconscientes. Nuestro cerebro en el momento de toma de decisiones, acepta las respuestas más familiares y convencibles, teniendo muy en cuenta las opiniones de aquellos a los que admiran. Si nos detenemos por un momento a pensar en cuáles son los factores principales a la hora de realizar cualquier acción o inversión económica, nos daremos cuenta de que en la gran mayoría, hemos sido influenciados por alguien para tomar la decisión definitiva. En las últimas décadas, estas personas que nos influyen o aconsejan sobre nuestras decisiones diarias se les puede conocer como influencers.

 

 

Aunque sea un concepto relativamente nuevo, se podría decir que siempre han existido. Si hablamos de los influencers históricamente más distinguidos, podríamos reconocer a figuras como Olentzero, Los Reyes Magos, políticos, actores/actrices o cantantes. Hoy en día, a pesar de seguir manteniendo las anteriores figuras dentro del concepto, el perfil ha evolucionado junto a la era digital.

Estos “nuevos influencers” surgen alrededor de 2005 junto a la aparición de redes sociales como Facebook o Twitter. En este momento, gracias a las novedosas redes sociales, la creatividad, la originalidad o la capacidad de comunicación son suficientes para influir en la sociedad e incluso, para llevar a la fama a estas.

¿Qué/quiénes son los influencers?

Los influencers son creadores de contenido, con cierta presencia en redes sociales que causan credibilidad entre sus seguidores.

Características:

– Mantienen un estilo propio que les diferencia.

– Aconsejan sobre hábitos: alimentación, moda, deporte, belleza, videojuegos… aunque no sean expertos en la materia.

– Prueban productos y servicios opinando sobre ellos.

– Las marcas los contratan según los valores y hábitos que difundan.

– Utilizan las redes sociales como lugar de exposición.

¿Por qué es tan importante para las marcas contratar a los influencers?

Los influencers, al probar diferentes productos y servicios, opinan y recomiendan su uso a los seguidores. De esta manera, al mismo tiempo de incitarles a usar (y por lo tanto comprar) ese producto/servicio, también pueden causar el efecto contrario y convencer a los seguidores de que no hagan uso (ni compra) de esa marca.

Hoy en día no son pocas las empresas que apuestan por dirigir sus acciones de marketing a los influencers para representar su marca. Eligen a aquellos que más se acercan a  la imagen y valores de la marca, buscando llegar a su público objetivo de una manera fácil y poco intrusiva. De este modo, las empresas consiguen crear una estrategia de marketing efectiva, influyendo en el comportamiento de compra del consumidor.

 

¿Quieres aprender más técnicas sencillas de marketing que te ayuden a avanzar en tu negocio? ¡Apúntate al curso a distancia “Iniciación al marketing digital” de KZgunea!