Tienes ordenador, tablet, smartphone… No es una pregunta. Obvio, si no los tienes todos, al menos seguro que sí dispones de alguno de los dispositivos tecnológicos que acabo de nombrar. Y la pregunta ahora es: ¿Cuánto tiempo pasas antes de ir a dormir conectado a una pantalla?

La pregunta en cuestión viene a colación por el tema del que hoy te vamos a hablar en KZgunea. ¿Conoces el término Vamping? La palabra Vamping surge de la unión entre los siguientes términos del inglés: vampire (vampiro) y texting (escribir mensajes de texto).

Y se define así a un concepto que aunque principalmente va dirigido a jóvenes y adolescentes, podría aplicarse a todo aquel que acostumbra a estar tiempo por la noche pegado a la pantalla de dispositivos electrónicos como móvil o tabletas, teniendo como consecuencia que sus horas de sueño y descanso acaban disminuyendo paulatinamente.

Este hábito con el paso del tiempo puede repercutir en la salud, ya que puede hacer que aumente el riesgo de sufrir insomnio además de otros trastornos relacionados con la falta de horas de sueño.

La explicación al porqué de estas posibles consecuencias por no dormir lo suficiente sería la siguiente:

La melatonina es la hormona que ayuda a regular el ciclo del sueño. Su producción y liberación en el cerebro está relacionada con la hora del día, esto quiere decir que aumenta cuando se está a oscuras y disminuye cuando hay luz. Así que cuando se expone a la luz, incluyendo la luz de los dispositivos electrónicos, el cerebro reduce la secreción de melatonina, lo que dificulta el inicio y el mantenimiento del sueño, ayudando de este modo a mantenerse despierto.

Vamping

Vamping: consecuencias

Cuando se expone a la luz proyectada por la pantalla del dispositivo, el cerebro asume que aún no ha llegado la noche. Por lo tanto, entiende que no es hora de irse a dormir y genera falta de sueño e insomnio. Al final, esto se traduce en un descanso insuficiente con las siguientes consecuencias:

  • Trastornos del ritmo circadiano
  • Cansancio
  • Debilidad
  • Irritabilidad
  • Dificultad y lentitud en los procesos de aprendizaje
  • Falta de concentración
  • Alteraciones en el metabolismo y obesidad
  • Defensas bajas

Consejos para evitar el Vamping

Lo más recomendable si queremos evitar el vamping y sus consecuencias es intentar en lo posible no utilizar pantallas y dispositivos tecnológicos durante las dos horas anteriores a ir a acostarse, así como también mantener el móvil y demás dispositivos tecnológicos fuera del dormitorio durante la noche.

En KZgunea, comprometidos con tu avance en el conocimiento de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, te ofrecemos cursos presenciales, a distancia, por videoconferencia y tutorías. Acércate a tu centro más cercano y consulta el tipo de aprendizaje que mejor se adapta a tus necesidades.